Principal: No te pierdas la temporada de Danza Folclórica 2017 Las presentaciones se realizarán en la Gran Sala del Teatro Nacional

La temporada Danza Folclórica 2017 a cargo de la Escuela Nacional de Danza Morena Celarié (END) pondrá en escena dos estampas que están relacionadas con rituales prehispánicos que fueron impuestos a través de la introducción de la religión católica en nuestros pueblos.

En la actualidad, son tradiciones y se desarrollan año con año como sellos característicos de las poblaciones de Sensembra y San Juan Nonualco: “Santo Tingo” y “El tigre y el venado”.

La temporada está bajo la dirección general de la maestra Xenia Vaquerano; la creación y dirección artística corre a cargo del maestro Marcial Gudiel de la END. / Foto cortesía de: Secretaria de Cultura de la Presidencia.

 Gran Sala del Teatro Nacional de San Salvador

13 de octubre / 6:30 p. m.

14 y 15 de octubre / 3 p. m.

Entrada general US$3.00

Estudiantes con carné US$2.00

Adultos mayores de 60 años y menores de 7 años la entrada es gratuita.

 

“En la producción de este espectáculo se pone de manifiesto el desarrollo técnico e interpretativo que nuestros estudiantes han adquirido a través de sus años de estudio en las aulas, así como el trabajo tras bambalinas del equipo docente, administrativo, técnico y de producción de la Secretaría de Cultura de la Presidencia”.

Maestra Xenia Vaquerano, directora de la Escuela Nacional de Danza.

 

La danza del “El tigre y el venado”, se  realiza en honor al Señor de la Caridad, como representación advocación.

 

Detalles del programa de la Temporada de Danza Folclórica 2017

“El Santo Tingo”, de Sensembra

Expresión danzaria de gran magnificencia dedicada a las festividades de San Pedro Apóstol en Sensembra, municipio del departamento de Morazán.

Se cuenta que al terminar la iglesia sobró un pedazo de viga. Los lugareños decidieron hacer de aquel trozo un teponahuastle y le llamaron Tingo, por los dos sonidos que emite, y Santo, por haberse hecho de un trozo de madera sobrante en la construcción de la casa de Dios.

Según el historiador Jorge Lardé y Larín, esta manifestación existía desde antes de la Colonia, como un ritual dedicado al sol, que está representado por el cirio encendido en una de las esquinas de la mesa que sostiene el tambor.

Por los aspectos semióticos de la danza puede observarse que es un registro de la inclusión de la mujer en el baile a través de la invitación de los negros que van danzando; se tiene conocimiento que las mujeres de la región mesoamericana “no bailaban ni en secreto ni en público desde aquella época hasta hoy” (Fuentes y Guzmán); los esclavos de color no cantaban ni danzaban para alabar a sus dioses sino para aliviar su pena de sentirse privados de libertad y explotados, las mujeres se integran y cantan el canto del Santo Tingo pero luego se hincan y cantan un himno católico conocido como ‘Alabemos al Santísimo’, por lo cual se detecta la catequización y, por ende, la imposición del cristianismo a nuestra raza.

Los negros, un poco reacios, continúan bailando, pero luego se arrodillan, posiblemente obligados en aquel entonces. En la pieza se expone la motivación más importante de los participantes: Todos los danzantes lo hacen por promesa al santo patrono por algún favor recibido. Estampas: Lavanderas, pescadores, canción de cuna ‘Arrurru niñito’, juego de ronda infantil ‘Doña Ana’ y Santo Tingo de Sensembra.

“El tigre y el venado”, de San Juan Nonualco

Cada año, la pintoresca ciudad de San Juan Nonualco se ve engalanada por la celebración del Día de la Cruz, para lo cual la comunidad entera se integra a través de las actividades de las cofradías. A fin de que la festividad sea exitosa, se prepara el altar y se adorna con mucha fruta.

Además, se elaboran las “palancas”, que son dos enormes varas de bambú vestidas con una gran diversidad de frutas de la estación y que en un determinado momento saldrán en procesión recorriendo las principales calles del lugar, acompañadas por los habitantes y visitantes y, sobre todo, por la banda musical.

Durante el recorrido se lanzan desde las casas bolsas plásticas con agua a los acompañantes, lo que causa en algunos hilaridad y, en otros, ataques de ira, pero los lugareños quieren expresar con eso los vejámenes que sufrió el Señor en su recorrido al Calvario.

Es simpático y digno de mencionar el baile tradicional conocido como “El tigre y el venado”, que se realiza en honor al Señor de la Caridad (Cristo crucificado), como representación de uno de los milagros de tan adorada advocación de nuestro Señor Jesús; en su desarrollo, se narra el camino de un matrimonio que se dirige a pie hacia San Juan Nonualco. De pronto, son interceptados por un tigre (en realidad es un jaguar, ya que en nuestras tierras no hay tigres) y la pareja clama pidiendo ayuda al Señor de la Caridad, cuya respuesta no se hizo esperar con la aparición de un venado.

El tigre corre tras el venado y, en ese momento, los cónyuges se recuperan y matan al tigre. Como todo hecho folclórico, este tiene también su toque de protesta y rechazo a quienes perjudican el desarrollo social y esto lo manifiestan a través de la repartición del tigre, dando sus partes desagradables a los grupos y estratos sociales que perjudican a la comunidad. Estampas: Paseo de las palancas, quehaceres de las mayoras, entrada de los hombres, atenciones, la ofrenda, el Día de la Cruz, y el tigre y el venado.




Lo Recomendado

  • La selfie del momento, @jamesfrancoo 👨⭐⭐⭐⭐ arribó a #ElSalvador🌠 en un vuelo ✈ de una aerolínea local procedente de #Managua. El actor de #SpiderMan recorre #Centroamérica y expresó su deseo de conocer la #playa #ElTunco junto a sus amigos. #Bienvenido #ElSalvadorturismo #salvagram #Instasivar #sivar #RevistaDeVacaciones 
www.devacaciones.sv